Descongelaron a un calesitero en Moscú que llevaba más de 70 años aferrado a la sortija

IMG_0013Los prodigios de la ciencia no dejan de asombrarnos cada día. Gracias a un caloventor 5.0 marca Liliana, expertos rusos lograron derretir la gruesa capa de hielo que cubría a Dimitri Trolin, un calesitero moscovita que resultó congelado durante una tormenta de nieve en el invierno de 1943. El hombre había quedado con el brazo extendido, aferrado a la sortija, y durante más de 70 años permaneció allí, en el parque Mariscal Perfumo de la capital rusa, como símbolo de una profesión que ya ha caído en desuso.

Este verdadero rolito humano recobró la vitalidad gracias a los ejercicios milagrosos de reanimación que le practicó la enfermera Sonja Peterova. Una vez despierto, Dimitri preguntó cuánto faltaba para que llegara Hitler y cómo había salido el Dínamo con el Spartak. A través de videos especialmente preparados, que incluían (breves) imágenes  de la pelea de la Mole Moli contra Wladimir Klitschko, un equipo de psicólogos lo puso al tanto de los cambios que había experimentado la sociedad de la ex Unión Soviética durante las últimas siete décadas.

Después de que se complete la rehabilitación de su brazo izquierdo y de que se le consiga extirpar la sortija de la mano, Dimitri Trolin será enviado a una base en las Islas Aleutianas, donde las temperaturas máximas no superan los 45 grados bajo cero. Allí permanecerá hasta que logre aclimatarse a la templada primavera moscovita.

Tambien te puede gustar