Favoritos

Comer, beber, reír

Uno de los chistes menos graciosos de Córdoba es que la ciudad no haya tenido hasta ahora un lugar específico para rendirle culto al humor.